ESTRELLAS FUGACES

TÍTULO ORIGINAL: Extraordinary Means

AUTORA: Robyn Schneider

EDITORIAL: Alfaguara

Nº PÁGINAS: 328

LIBRO AUTOCONCLUSIVO

 

 

SINOPSIS

Lane, un chico decidido a llegar lejos, siempre ha vivido pensando en el mañana… hasta que le diagnostican una enfermedad incurable. De un día para otro, es ingresado en Latham, un centro para adolescentes en cuarentena.

Allí se reencontrará con Sadie, una chica fascinante y atrevida que sigue ofendida por un desplante que él le dio años atrás (cuando Sadie era una chica más bien aburrida). Ella y sus excéntricos amigos enseñarán a Lane a saltarse las reglas y vivir el momento pero, ¿qué te queda cuando no tienes tiempo?

En Latham, Lane descubrirá el amor, las ganas de vivir, y puede que hasta el milagro de las segundas oportunidades.

CITA DEL LIBRO

LANE
Sadie encabezaba la marcha cargada con una cámara en bandolera que debía de costar un pico. Nick también estaba allí, con sus gafas de pasta brillando al sol. Detrás aparecieron el punk, que parecía el cantante de un grupo de rock con sus vaqueros de pitillo y sus botas Doc Martens, y una chica alta que se sacudía hojas secas de un vaporoso vestido de encaje, como si acabara de abandonar el escenario de una función escolar. Se dirigían a las residencias caminando a grandes zancadas, como si aquel lugar les perteneciera y, en aquel momento, así era.
»No se me había pasado por la cabeza que pudiera encontrarme con alguien conocido en Latham, que algún rostro fuera a sonarme allí, en las montañas de Santa Cruz, a cientos de kilómetros de casa. Sin embargo, cuanto más lo pensaba, más horriblemente lógico me parecía.

 

SADIE
Yo nunca había tenido un grupo de amigos como aquel en el instituto. Jamás habríamos congeniado. Charlie habría sido un solitario incomprendido. Nick se dedicaría en cuerpo y alma a los juicios simulados como si fueran algo más que un pretencioso grupo de teatro. Marina se habría unido a los típico frikis que ven  Doctor Who y llevan sombreros interesantes. Y yo… Bueno. Yo seguiría con las tres chicas que conocí en segundo, las mismas que se fijaban en chicos poco recomendables y que me consideraban esa amiga graciosilla con la que se disculpaban una y otra vez por haber salido en parejas sin ella.
»Sin embargo, Latham nos había reinventado. Nos había convertido en personas originales, más interesantes, más atractivas de lo que habríamos sido en cualquier otra parte.

OPINIÓN PERSONAL

Este libro llegó a mis manos por pura casualidad. Ni siquiera sabía que existía hasta que lo tuve en las manos. Y, de hecho, cuando lo cogí por primera vez y leí de qué se trataba, no me llamó mucho. Quiero decir, pensé que sería una novela ñoña del estilo de Bajo la Misma Estrella (perdonadme los fans por decir esto) en el que al final se mueren todos y te tiras llorando tres horas.

Aun así, empecé a leerlo.

captura-de-pantalla-2016-12-04-a-las-13-14-48Me encontré con un protagonista obediente, buen estudiante, un santo. Lane. Él ya tiene toda su vida planeada pero, cuando le diagnostican tuberculosis, todo se va al traste. Como la tuberculosis es una enfermedad contagiosa debe irse a un internado donde van jóvenes enfermos para poder recuperarse. Allí, conoce a Sadie.

Echar de menos a alguien no es lo mismo que llorarlo

Ella es el contrario de Lane: rebelde, creativa, un espíritu libre. Sadie lleva alrededor de un año en el internado, y está harta de él. Rompe las reglas, se escapa de su residencia… Así que, como es comprensible, no congenian en un primer momento.

Respecto a personajes secundarios, hay tres que destacan sobre el resto: Marina, Charlie y Nick. A Marina le encanta la ropa vintage, Harry Potter y leer en general. Charlie es un chico “punk” (como suele decir Lane) al que le encanta la música. Siempre está garabateando en su libreta o cantando. Y Nick es el borde del grupo, diría yo. Siempre les
está lanzando pullas a sus amigos y otras cosas por el estilo.

captura-de-pantalla-2016-12-04-a-las-13-19-41Llevaba en Latham el tiempo suficiente como para no creer en segundas oportunidades pero, aquella noche, mientras me invadía el sueño, me pregunté si Lane sería el milagro que Latham me había prometido, y si ese milagro sería lo bastante grande.

Creo que la razón por la que me ha gustado este libro es por los personajes. Tan diferentes unos de otros pero tan unidos a la vez. Durante el libro vamos viendo cómo son realmente, sus lados más inocentes o más… bueno, menos inocentes.

Al principio la trama iba bastante lenta y algunas cosas me parecían repetitivas e innecesarias. Pero, después de unas cuantas páginas, el libro cogió ritmo y me lo terminé en un abrir y cerrar de ojos. La narración es sencilla, pero con dobles sentidos que hay que pillarlos al vuelo y que te dejan pensando.

 Solo que, ahora mismo, yo no quería puntuar mi dolor. Quería puntuar mi pena. Y no existía una cifra lo bastante alta.

En general, un libro muy bueno que te hace reflexionar sobre qué quieres hacer con tu vida y la importancia de lo que tienes. Se puede mejorar, pero he quedado muy satisfecha con esta lectura.

PUNTUACIÓN:

PUNTUACION 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>